Tomate Cherry

07.11.2019

Almería ha superado en esta campaña que acaba de finalizar (2013/2014) la barrera de los mil millones de kilos de tomate, al conseguir una producción de 1.090.795.000 kilos de esta hortaliza, según los datos analizados por Hortoinfo, procedentes de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, delegación territorial de Almería.

Esta cifra supone un 13'8 por ciento más que en la campaña de 2012/2013 y un 18 por ciento superior a la media de las campañas comprendidas entre 2010 y 2013.

La producción de tomate en la provincia de Almería fue en la campaña 2012/2013 de 958'47 millones de kilos, en la de 2011/2012 de 925'74, y en la 2010/2011 de 887'42 millones de kilos.

La superficie dedicada en Almería a la producción de tomate ha sido de 11.081 hectáreas en la campaña que ha terminado, de 10.232 hectáreas en la campaña 2012/2013, de 9.013 hectáreas en la 2011/2012 y de 8.928 hectáreas en la campaña 2010/2011.

El precio medio del tomate (todos los tipos), según el Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía, ha sido de 0'59 euros por kilo en la campaña 2013/2014; de 0'60 €/kg en la 2012/2013; de 0'59 €/kg en la 2011/2012; de 0'53 €/kg en la 2010/2011; de 0'65 €/kg en la 2009/2010; de 0'58 €/kg en la 2008/2009; de 0'49 €/kg en la 2007/2008; de 0'71 €/kg en la 2006/2007; de 0'55 €/kg en la 2005/2006 y de 0'80 euros por kilo en la campaña 2004/2005, con un precio medio en estas diez campañas de 0'61 euros por kilo.

Análisis de la campaña

Excluyendo al tipo cherry, que por sus características especiales analizamos en otro apartado, observamos que un 60 por ciento de la producción comercializada del resto de los tipos (asurcado, larga vida, liso, pera y rama) ha obtenido en la campaña 2013/2014 una cotización media superior al precio medio de campaña (0,51€/kg).

Los meses de diciembre y marzo han sido los más positivos de la campaña en términos económicos, comercializándose en ellos cerca del 29% de la producción. En mayo con apenas el 9% de la producción comercializada se registra el valor mínimo de la campaña.

La evolución mensual de cotizaciones de la campaña 2013/14 revela un comportamiento de precios más desfavorable que en campañas precedentes, excepto en los meses de diciembre, junio y julio.

Entre los meses de enero y abril la producción comercializada alcanza los valores máximos de campaña, mientras que las cotizaciones se mantienen en líneas generales por debajo de las dos campañas comparadas.

Los tipos asurcado y rama obtienen en la campaña 2013/14 las cotizaciones más elevadas, en el extremo opuesto se encuentra el tomate larga vida.

Pronunciado descenso de la cotización del tomate asurcado en las últimas campañas, y ligera depreciación de todos los tipos analizados respecto al período 2012/13, excepto del tomate pera. En la comparativa respecto a la campaña 2011/12 únicamente los tipos asurcado y pera obtienen peores resultados.

Resumen

La campaña de tomate se iniciaba con bajas cotizaciones, situación que se prolongaba durante el primer trimestre del período productivo. Las altas temperaturas vividas desde el inicio de campaña hasta la primera quincena de noviembre provocaron un adelanto de la curva productiva entre 10-15 días respecto a campañas precedentes y una elevada oferta de producto. La producción acumulada hasta el mes de noviembre era un 45% superior a la campaña precedente. La calidad de las producciones, especialmente de aquellas variedades adaptadas a temperaturas otoñales se veía afectada por las temperaturas excepcionalmente cálidas.

Tras un complicado inicio de campaña, a finales de noviembre la situación cambia drásticamente, las operaciones comerciales con el exterior cobran intensidad al ir finalizando la producción propia en Centroeuropa y la bajada de las temperaturas provocan una paulatina mejora de la calidad del fruto.

En diciembre la oferta de tomate en centroeuropa es reducida y Almería y Granada se convierten en proveedores principales de tomate de los mercados centroeuropeos, que recurren para completar su oferta a la producción marroquí. En enero subieron los termómetros y el número de horas de sol contribuyendo a un considerable incremento de la oferta y el precio medio del tomate volvía a caer. Este descenso de cotizaciones se prolongó hasta mediados de febrero, cuando la retirada de las plantaciones de ciclo corto provocó una reducción de la oferta y un pico de cotización en la primera quincena de marzo.

En abril, con la campaña de primavera en plena producción y una elevada oferta de tomate, el producto pierde hasta 0,22€/kg, situación que se agrava en el mes de mayo al entrar en competencia la producción centroeuropea. Las bajas cotizaciones obtenidas por los productores en los meses de abril y mayo provocaron el arranque con cierta anticipación de numerosas plantaciones y una apreciación del producto en los meses de junio y julio.

El caso del tomate cherry

El primer trimestre de la campaña 2013/14 se ha caracterizado por unas cotizaciones sensiblemente inferiores a las campañas precedentes. El inicio de la campaña de exportación se retrasaba hasta finales de noviembre y el precio del tomate cherry se mantenía en niveles mínimos hasta entonces.

El análisis de la evolución mensual de precios muestra los meses de diciembre y febrero cotizaciones superiores a las dos campañas precedentes, y en febrero y marzo superiores a las del período 2011/12. Con la llegada de la primavera los mercados centroeuropeos comienzan a tener producción propia, la demanda del producto español baja y los precios del tomate cherry caen bruscamente marcando valores mínimos de campaña en el mes de mayo. En junio las plantaciones de cherry se encuentran en el tramo final de su ciclo productivo y la reducción de la oferta favorece una ligera recuperación de las cotizaciones.

El comportamiento de los precios medios del tomate cherry es similar en las últimas 3 campañas.

Los tomates cherry rama y pera rojo son los tipos más cotizados.

En la comparativa respecto a la pasada campaña destaca el incremento de precio experimentado por el cherry redondo rama rojo y la escasa variación de los tipos pera y redondo suelto rojo.

En las últimas campañas se está apreciando un cambio varietal hacia tomates cherry del tipo pera y rama por su mejor cotización, no obstante el tomate cherry suelto continúa mostrándose como la variedad comercializada mayoritariamente.

El mismo modo que ocurría con los otros tipos de tomate, la campaña de tomate cherry se desarrollaba con cotizaciones poco favorables para los productores hasta el mes de diciembre. El otoño se caracterizó por unas temperaturas cálidas tanto en España como en la mayor parte de Europa, lo que favoreció la prolongación de las producciones europeas hasta el mes noviembre y una abundante producción de tomate cherry en Marruecos, cuya oferta se centra fundamentalmente en tomate cherry suelto y algo de pera. En estos primeros meses de campaña se registraron cotizaciones inferiores a las dos campañas precedentes.

En diciembre se activa la exportación, la reducción térmica del período invernal regulaba la producción nacional y marroquí y las cotizaciones se incrementan notablemente. En enero las condiciones climáticas mejoran provocando una mayor oferta de producto en Andalucía y en Marruecos, otras zonas productoras como Senegal e Israel también influyen en la fijación del precio del cherry almeriense.

Febrero y marzo son meses de transición productiva entre las plantaciones de otoño y de primavera en este período, la oferta de cherry se reduce y los precios registran los máximos de campaña.

Las producciones de primavera empiezan a ser significativas a finales de marzo. En abril, la oferta en Almería, Granada y Marruecos es abundante y los precios vuelven a caer registrando en el mes de mayo el mínimo de la campaña.