Limones

06.11.2019

El limón ecológico de Almería conquista el mercado gourmet. Antas, un pequeño pueblo almeriense con menos de 5.000 habitantes en medio del levante almeriense, es el origen de un peculiar limón ecológico que ha conquistado el mercado gourmet en España. Afortunadamente, el producto que comercializa la empresa Indalo Gourmet, escapa de las habituales rutas de la exportación y permite al consumidor español tener acceso a un fruto que se diferencia por su aroma, sabor y jugo.

El limón ecológico se recolecta a mano, uno a uno, en el momento en que se va a enviar al cliente. "El consumidor tiene que ser consciente de que el limón convencional que hay en los supermercados se recolecta incluso meses antes de su venta, y eso es lo que marca la diferencia a favor de nuestro producto".

Expertos en coctelería, tiendas gourmet, hoteles, restaurantes y locales de copas ya engrosan la lista de clientes habituales de Indalo Gourmet, que a sus éxitos comerciales también añade los numerosos pedidos online que llegan día a día.

Otro de los factores que explican el rápido éxito comercial de Indalo Gourmet es que el producto se ofrece sin intermediarios, algo muy difícil de encontrar actualmente en el mercado. Escasean los proveedores nacionales de limón ecológico, puesto que toda la producción se destina al mercado extranjero, dispuesto a pagar siempre algo más por un fruto de la máxima calidad. Romper esa dinámica comercial ha permitido a Indalo Gourmet darse a conocer en muy poco tiempo, ya que esta joven empresa almeriense apenas tiene competencia en el mercado interior en general y en el segmento gourmet en particular.

"No nos gusta que el consumidor español termine comprando limones de Sudamérica que han madurado dentro de un contenedor mientras cruzaban el Atlántico, creemos que el público debe conocer otras opciones y por eso nos sentimos orgullosos de que una parte de nuestra mejor producción se quede en España y llegue a los hogares de nuestros clientes", explican los responsables de Indalo Gourmet, una marca que esconde una interesante historia humana que se basa fundamentalmente en el deseo de conservar la productividad de la tierra almeriense.